Justo Ramos: Siempre debemos seguir soñando

Todos los días inicia su jornada en la madrugada. Si no va a las escuelas de la comunidad, seguramente lo encontrarás en la Casa de Estudio de la Historia de Venezuela “Lorenzo A. Mendoza Quintero”, ubicada en el casco histórico de la ciudad de Caracas, o definiendo fechas para realizar talleres. Su compromiso no tiene descanso y su satisfacción por ser parte del cambio no tiene fin.

Otra de sus pasiones es la Escuela de Vecinos La Pastora, la organización comunitaria que preside, la cual está dedicada a la estimulación educativa de los niños, niñas y adolescentes con participación de la comunidad, así como promover y ejecutar proyectos culturales y deportivos en la parroquia. En una breve entrevista a la Red Actívate y Construye, Justo Ramos nos cuenta más de su historia.

¿Cómo inició su organización?

Todo empezó cuando estábamos en último año de bachillerato, vimos que estábamos tan unidos que no quisimos separarnos cuando cada uno tomara su camino para estudios profesionales, así que buscamos una unión con un punto en común y decidimos integrarnos. Creamos como un anexo de exalumnos dentro del mismo liceo y eso nos permitió dar el primer paso. Manteníamos una programación, actividades, nos reuníamos en la institución educativa para continuar un trabajo desde afuera, pero que era en pro del colegio.

Hacíamos actividades deportivas, culturales, con participación en las áreas de teatro, música, pintura, deporte y turismo de aventura. Esa unión nos ha permitido, hoy por hoy, seguir siendo amigos y familia, además de darle cabida a todas las ideas, ninguna prevalece sobre la otra, todas tiene su grado de importancia y creo que eso nos ha fortalecido mucho y, además, nos llevó a tener después una misión de trabajo diferente.

¿Qué le motiva a hacer trabajo comunitario?

Todo lo que se ha logrado. Eso nos hace darnos cuenta de que el camino que uno emprende no estaba errado, que hay cosas buenas que se recogen, que no solo es el levantarse temprano, el acostarse tarde, el sacrificar muchas cosas, así como el tiempo con la familia, porque a la larga ves la sonrisa de un niño, la mano extendida de un adulto que te agradece con toda sinceridad y eso te compromete más a trabajar.

¿Cuáles han sido los obstáculos que se les han presentado como organización?

No diría obstáculo como tal, tenemos la falta de un espacio o de ciertos recursos, pero no ha sido limitante para llevar a cabo nuestras actividades y estar siempre donde debemos estar.

Hemos podido superar cualquier cosa porque ha habido compromiso y responsabilidad por parte de uno y de la comunidad que recibe el bienestar o lo que estamos proponiendo. Hoy en día se ha madurado y se ha trabajado bien las alianzas, lo que te permite desarrollarte mucho más en lo que quieres. Siempre con entusiasmo y pensando en positivo. Decirte un obstáculo que nos haya frenado una actividad, creo que no ha llegado todavía.

Una experiencia con su organización

La elaboración de la recopilación de las historias de La Pastora, porque al momento en el que te sientas a conversar con cada una de las personas cuyas historias aparecen en este libro, fueron experiencias tan individuales que era un espejo de lo que se puede lograr en la vida.

Personas de otras latitudes, conocer por qué se empoderaron tanto, otras que se condujeron mal en la vida, pero que después buscaron integrarse en la sociedad. Yo creo mucho en las personas, quizás la decepción pueda ser que no todo el mundo es un libro abierto o que no interpretas todas las intenciones que pueda tener, pero uno buscaba sacarle el mayor provecho a esa conversación. Yo creo que el sentarte y alcanzar ese objetivo con cada una de las personas que participaron que me dieron la oportunidad y confiaron, dio una marca de una convivencia comunitaria y permitió que las persona vieran que se cumplió y que esa conversación sirvió para algo.

¿Cómo visualiza a su organización a mediano y largo plazo?

Yo quisiera visualizarla como una organización más estable. A pesar de todo el tiempo que tenemos realizando actividades, nunca nos ha preocupado la parte financiera, lo que es importante porque hasta el momento los que hemos creído en la idea, hemos soportado los gastos, siempre cumplimos y seguimos pensando en grande, buscando siempre lo mejor para nuestras actividades.

Me gustaría corregir eso, si pudiéramos conseguir recursos por lo que hacemos y nos satisface, ¿qué mejor visión podemos tener de nuestra organización? Porque todos los días es un sueño con la organización, ¿hasta dónde llegamos? ¿Es el momento para seguir programando? Yo creo que sí. Todos los días tenemos algo para programar. El poder coexistir entre todos en un mismo espacio, en pro de conseguir lo mejor y que todos nos podamos entender para el logro de los objetivos.

Una frase que describa a su organización

Cada día hay un mañana y en ese mañana hay un resplandor de sol naciente, en el que lo que haya pasado el día anterior quedara de experiencia, porque este nuevo este día va a darte nuevos horizontes y nuevas oportunidades. Ante eso, se debe tener mucho agradecimiento, incluso a las faltas y errores del día anterior porque todo eso debe traducirse en corrección y experiencias, las cuales si tomamos en cuenta nos permitirán fortalecer nuestras debilidades

¿Qué le dice a las demás organizaciones de la Red Actívate y Construye?

Que no descansen, ni abandone sus sueños, porque siempre debemos seguir soñando, aunque los despertares sean, a veces, crueles, por todas las circunstancias que la vida nos presenta, pero detrás de esos sueños hay muchas personas que han creído.  No se sientan defraudados en lo que siempre han creído, porque eso debemos hacer, creer, en la gente, en nosotros mismos y, el creer en ti mismo, ante todo, te permitirá seguir adelante.