Día Mundial de la Alimentación, ¡aportemos nuestro grano de arena!

0 hace 3 años

¡Cuando trabajamos en equipo, cosas increíbles pasan! Imaginen un mundo en el que todos sus habitantes trabajen desde sus hogares por un objetivo en común: erradicar el hambre. ¿Cómo lo ven?


Resulta que lograr niveles de #HambreCero es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, planteado por la Organización de las Naciones Unidas en su Agenda 2030, y la razón de este Día Mundial de la Alimentación y más que buscar erradicar el hambre, el fin es poder asegurar que todas las personas tengan acceso a “una alimentación sana, nutritiva y suficiente durante todo el año”, para así poder “poner fin a todas las formas de malnutrición”.

Alcanzarlo es un gran reto, porque para el 2017 la ONU afirmó que existen 821 millones de personas en el mundo padeciendo esta situación. “Los signos alarmantes de aumento de la inseguridad alimentaria y los elevados niveles de diferentes formas de malnutrición son una clara advertencia de que hay mucho trabajo por hacer para asegurarnos de no dejar a nadie atrás en el camino para lograr los objetivos de los ODS en materia de seguridad alimentaria y una mejor nutrición”, advierte la ONU y explica que “si queremos alcanzar un mundo sin hambre y malnutrición en cualquiera de sus formas para 2030 es imperativo que aceleremos y ampliemos las medidas para fortalecer la resiliencia y la capacidad de adaptación de los sistemas alimentarios y los medios de subsistencia de la población en respuesta a la variabilidad climática y los fenómenos meteorológicos extremos”.

Pero, ¿cómo podemos contribuir a esta causa desde nuestros comunidades y hogares? Existen varios tips:

1-. Difundir: Puedes compartir en tus redes sociales, en tu comunidad o con tus amigos información verificada sobre esta situación, así como campañas que busquen aportar soluciones, ideas o iniciativas para el cumplimiento de este ODS.

2-. Comprar productos locales: Así apoyas el trabajo, el esfuerzo y el crecimiento económico nacional.

3-. No desperdicies alimentos: ¿Sabías que al menos el 14% de los alimentos producidos se pierden anualmente? ¡Sí! Esta comida perdida o desperdiciada sería suficiente para alimentar a las personas que padecen hambre en el mundo, por eso trabajemos en crear conciencia y diseñemos estrategias para que esto no suceda.

4-. Empoderamiento: Brindar conocimiento y herramientas de acceso a la producción agrícola ayudaría a que las personas se empoderen y puedan sembrar sus propios alimentos.

5-. Dona: No tiene que ser con cantidades enormes de dinero, puede ser con cosas que ya no utilices que puedan a ayudar a otros, con alimentos que no vayas a consumir, con tu talento o con lo que puedas. Puedes hacerlo de la mano con ONGs, fundaciones o asociaciones que trabajen responsablemente por esta causa.

Y lo más importante es que recuerdes que cada granito de arena cuenta y, por muy pequeño que parezca, vale la pena hacerlo por el bienestar de todos.

Deja un comentario